Logo UNICEF. Enlace al sitio. Abre en ventana aparte.




Pueblo callado

Reinaldo Álvarez Lemus

Nadie puede afirmar, como tampoco negar, si lo que voy a relatarles realmente sucedió, por eso no deben creer todo lo que les contaré… pues, según dicen, ocurrió en un pequeño pueblo perdido en la compleja geografía del país De no me acuerdo.

En aquel lugar sucedía algo muy extraño, allí la gente nacía sin boca, podrán imaginar lo que se armaba cada vez que alguien quería hablar, comer, quejarse, gritar … A esa hora tenían que salir corriendo por el pueblo, a ver quién le prestaba una de las cuatro o cinco bocas que había.

Pero lo más preocupante, era el temor de que un día terminaran rompiéndose, por el uso y el abuso que se hacían de ellas, y más ahora que el inventor de las bocas postizas había muerto, dicen que de silencio, porque nunca tuvo tiempo de fabricarse una para él.

Cierto día apareció en el lugar un viejito, todo lo soñador y extravagante que puedan imaginarse… el cual se jactaba de poder hacer realidad las más disparatadas e increíbles fantasías…

Al ver lo que sucedía, se le ocurrió una genial idea. Buscó el pincel mágico que siempre le acompañaba, y sin pérdida de tiempo se dio a la tarea de pintar una a una todas las bocas que necesitaba el pueblo.

El trabajo fue arduo y el viejito pintaba sin descanso, pues no quería que alguien muriera de hambre o de sed… por falta de una boca.
Con la prisa, terminó olvidando un detalle muy importante, pintarles la voz… y no lo van a creer, pero dicen que casi todo los habitantes del lugar estaban inconforme y molestos. Aunque nadie se atrevió a expresarlo nunca, porque ¿cómo lo iban hacer, si no tenían voz…? Quizás por eso, el disgusto era general, pues nada podía justificar semejante falta...

Y según cuentan desde ese día, Pueblo Callado __que así comenzaron a llamarlo__, terminó enfermando de silencio… y hay quienes dicen que para siempre.

Ilustraciones: Renier Quer (Réquer).

Real Time Web Analytics
Estadisticas Gratis