Logo UNICEF. Enlace al sitio. Abre en ventana aparte.




El Principito

Antoine de Saint-Exupéry

Prólogo

Hubo una vez un hombre que quería llegar hasta las estrellas; se llamaba Antoine, nació en Francia y, claro, como quería llegar hasta las estrellas, aprendió a pilotear aviones. Aunque en realidad hubiera deseado tener un cohete, o mejor, una nave espacial; pero en su tiempo no existían ni los satélites ni los viajes al cosmos.

Pilotear aviones es una posibilidad para estar más cerca de las estrellas; pero ustedes y yo sabemos que la única manera de llegar a ellas y de poseerlas es desearlo mucho. Antoine lo sabía: él era un soñador, y los soñadores conocen la verdad de los niños, la primera y más "real" de todas las verdades. Y como sabía que desear es tener y que tener es crear, Antoine, además de su avión, contaba con una caja de lápices de colores, una pluma y un corazón grande como la mayor de las estrellas.

Cuando regresaba de sus viajes, cuando después de haberse elevado en el cielo, seguían siendo las estrellas distantes sueños de luz, él llenaba hojas de papel con palabras y así escribió Vuelo nocturno —un libro que algún día leerás, porque hay libros sin los que no se debe vivir—, y así escribió El principito. Y al fin llegó a las estrellas.

El principito es ante todo un libro del amor y la amistad, no sólo por lo que dice, sino porque convierte en amigos a todos los que lo leen. Es como si hubiera una asociación internacional de El principito, personas que en diversos idiomas repiten frases o citan personajes y, de pronto, se entienden y sonríen y no necesitan largas conversacio­nes: han dicho la palabra justa, como quien ha encontrado el "ábrete sésamo" mágico que en los cuentos del Orien­te abría la puerta de los tesoros. Los libros no se cuentan y yo no voy a contarte éste. Ve y léelo y, cuando lo hayas leído, te espero al final para seguir conversando..., acuérdate, te estoy esperando.

A LEÓN WERTH

Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona mayor. Tengo una poderosa excusa: esta persona mayor es mi mejor amigo en el mundo. Tengo otra excusa: esta persona mayor puede comprenderlo todo, hasta los libros para niños. Tengo una tercera excusa: esta persona mayor vive en Francia, donde padece hambre y frío. Tiene necesidad de ser consolada. Si todas estas excusas no fueran suficientes, quiero entonces dedicar este libro al niño que fue en otro tiempo esta persona mayor. Todas las personas mayores fueron niños. (Pero muy pocos lo recuerdan.) Por tanto, enmiendo mi dedicatoria:

A LEON WERTH
CUANDO ERA NIÑO

Fuente original: El Principito, 2000.
Ilustraciones: Antoine de Saint-Exupéry

Real Time Web Analytics
Estadisticas Gratis