Logo UNICEF. Enlace al sitio. Abre en ventana aparte.




Caperucita roja

Charles Perrault

Una nia rubia con un vestido y una capa roja, llevando una cesta en su mano, caminando por el bosque.

En una aldea lejana vivía, hace muchísimos años, la niña más hermosa y buena que pueda imaginarse. No dicen las noticias que nos han llegado a nosotros cuántos años tenía, pero sí, en cambio, que sus cabellos eran tan rubios que podrían dar envidia al mismísimo sol, y que sus ojos parecían dos luceros.

La madre de esta niña estaba tan contenta de la bondad y hermosura de su hija, que podría decirse que nadie era más feliz que ella; pero, en realidad, mucho más feliz que la buena mujer era la abuelita, que idolatraba a la pequeña y se desvivía por demostrárselo. Entre los varios regalos que le hacía figuraba una graciosa caperuza de color rojo, y desde el día que se la puso, todo el mundo conoció a la niña por el nombre de Caperucita Roja.

Caperucita Roja obtenía de su mamá permiso para pasear todas las tardes por los alrededores de su casa, donde jugaba con sus amiguitas o se entretenía mirando volar a las mariposas y dándoles miguitas de pan a los pajaritos.

Un día, al regresar a su casa después de estar jugando, vio sobre la mesa una fuente llena de pasteles.

Fuente original: Cuentos de Perrault, 2001
Ilustraciones: Renier Quer (Réquer).

Real Time Web Analytics
Estadisticas Gratis