Logo UNICEF. Enlace al sitio. Abre en ventana aparte.




Cenicienta

Hermanos Grimm

Una muchacha con ropas de sirvienta, lleva en su mano una escoba y un cubo

La esposa de un hombre muy rico estaba enferma. Y cuando sintió que iba a morir, llamó a su única hija, y le dijo:
—Querida hijita, continúa siendo piadosa y buena, que Dios te ayudará, y yo miraré desde el cielo por ti.
Después de esto, cerró los ojos y expiró.
La niña iba todos los días a la tumba de su madre a llorar, y continuó siendo buena y piadosa. Al llegar el invierno, la nieve cubrió la lápida de la tumba, y cuando el sol de la primavera volvió de nuevo a descubrirla, el marido de la muerta tomó por esposa a otra mujer. La nueva esposa llevó a casa del marido dos hijas suyas, hermosas y altaneras, pero vanidosas y de mal corazón.
Para la hijastra de la recién llegada comenzó un tiempo bien triste.
—¿Por qué ha de sentarse con nosotros en la sala esa criatura tan estúpida? — dijeron las hermanastras.
—Para comer pan, antes hay que ganarlo; que vaya a sentarse en la cocina y que trabaje.

Le quitaron sus lindos vestidos y le pusieron un hábito gris y unos zuecos de madera.
—¡Mirad la orgullosa princesa, qué bonita está con su nuevo vestido! —dijeron riéndose, al dejarla en la cocina. Y, desde aquel día, la niña se vio obligada a trabajar duramente de la mañana a la noche, acarreando agua, encendiendo el fuego, cocinando y fregando desde el amanecer. No contentas con esto, las hermanastras se burlaban de ella siempre que podían, echaban guisantes y lentejas entre las cenizas de la cocina y la obligaban a recoger las legumbres una por una. Por la noche, cuando estaba rendida de trabajar, no tenía lecho en qué buscar el reposo, sino que había de echarse sobre la ceniza. Por esto, y porque estaba siempre sucia y polvorienta, sus hermanastras le pusieron el nombre de Cenicienta.
Sucedió que un día el padre tuvo que ir a la feria. Llamó a sus dos hijastras y les preguntó qué deseaban que les trajese a su vuelta.

Bonitos vestidos —dijo una.
Perlas y joyas —contestó la otra.

—¿Y tú, Cenicienta? —preguntó a su hija. —¿Qué quieres que te traiga?
—Quiero, padre mío, que me traigas la primera rama que roce tu sombrero en el viaje de vuelta.
El rico hacendado compró para sus dos hijastras bonitos vestidos, joyas y perlas, y, cuando regresaba ya a su casa, montado a caballo, una rama de avellano rozó su sombrero y lo derribó. Recordó entonces el deseo de su hija y, partiendo la rama, se la llevó.
Al llegar a su casa, dio a sus hijastras los espléndidos regalos y a la Cenicienta la rama de avellano. Cenicienta le dio las gracias y corrió a la tumba de su madre, donde plantó la rama. La regó con sus lágrimas y en poco tiempo vio crecer un precioso arbusto.
Cenicienta iba tres veces al día a la tumba, lloraba y rezaba, y, cada vez, un pájaro blanco venía y se posaba sobre el árbol, y, cuando ella murmuraba un deseo, el pajarito iba y le traía lo que deseaba. Sucedió en esto que el rey anunció una gran fiesta, que duraría por lo menos tres días, y a la cual serían invitadas las más hermosas doncellas del país, pues su hijo el príncipe debía escoger esposa.
Cuando las dos hijastras se enteraron de esto, se entusiasmaron, y, llamando a Cenicienta, le dijeron:
—Péinanos con primor, limpia nuestros zapatos, y riza nuestros bucles, pues vamos a ir a la fiesta del palacio del rey.
Cenicienta obedeció llorando, pues también a ella le hubiera gustado ir al baile del palacio del rey, y rogó a sus hermanastras que la dejaran ir con ellas.
— ¡Tú, Cenicienta! —le contestaron. —¡Tú, siempre cubierta de polvo y ceniza! ¡Ir tú a la fiesta del rey! Además no tienes vestido ni zapatos y por lo tanto no puedes ir al baile.
Y como ella, a pesar de todo, volviera a rogarles que la llevaran al baile del palacio del rey, la madrastra le dijo:
—Está bien: he vertido en la ceniza un plato de lentejas; si antes de dos horas las has recogido, vendrás con nosotras.

La niña salió al jardín y gritó:

Fuente original: Cuentos de Grimm, 1935.
Ilustraciones: Renier Quer (Réquer)

Real Time Web Analytics
Estadisticas Gratis