Logo UNICEF. Enlace al sitio. Abre en ventana aparte.




El Zorro y el caballo

Hermanos Grimm

Un caballo arrastra a un león y un zorro observa

Un campesino tenía, una vez, un Caballo fiel, pero que se ha­bía vuelto viejo y ya no podía trabajar. Su amo le escati­maba la comida. Y al fin le dijo:
— Ya no puedo utilizarte, aunque todavía te tengo cariño; si me demostraras que tienes fuerza suficiente para traer un León hasta nuestra casa, te mantendría hasta el fin de tus días. Pero, ahora, vete de mi establo.
Y le abrió la puerta y lo dejó en medio del campo.
El pobre Caballo estaba muy triste, y buscó en el bosque un cobijo donde resguardarse del viento y la lluvia. Pasó por allí un Zorro, que le dijo:

¿Por qué bajas la cabeza y vagas solitario por el bosque?
¡Ay de mí! —contestó el caballo. — La avaricia y la hon­radez no pueden vivir juntas. Mi amo se olvida de todos los servicios que le he prestado durante largos años, y como ya no puedo trabajar, no quiere mantenerme y me ha echado de su establo.
¿Sin ninguna consideración? — preguntó el Zorro.
El único consuelo que me ha dado ha sido decirme que si yo tuviese fuerza bastante para llevarle hasta casa un León, me guardaría y me mantendría; pero bien sabe él que esta hazaña no la puedo hacer.

Dijo el Zorro:
—Te quiero ayudar. Échate aquí y estira las patas como si estuvieras muerto.
El Caballo hizo lo que el otro le dijo, y el Zorro se fue en busca del León, y le contó:
—En el bosque hay un Caballo muerto. Ven conmigo y verás qué rico bocado.
El León le siguió, y, cuando hubieron encontrado al Caballo, el Zorro le dijo:
—Aquí no podrías comértelo cómodamente. Yo te diré lo que tienes que hacer. Te ataré al caballo y así podrás llevártelo a tu guarida y comértelo a tu placer.

El plan agradó al León, que se colocó muy quieto cerca del Caballo, mientras el Zorro le ataba a él. Ataba el Zorro las cuatro patas del León con la cola del caballo, tan juntas y tan prietas y con unos nudos tan fuertes, que a la fiera le era imposible moverse. Cuando acabó su trabajo, dio una patada en el lomo del Caballo y dijo:

Fuente original: Cuentos de Grimm, 1935.
Ilustraciones: Renier Quer (Réquer)

Real Time Web Analytics
Estadisticas Gratis