Logo UNICEF. Enlace al sitio. Abre en ventana aparte.




Los Cuentos del abuelo conejo

Jorge Timossi

un niño recostado en una ladera con los ojos cerrados tomando el sol.

Los consejos del abuelo conejo.
Si vas a soñar mejor hazlo en colores, en pantalla grande, y con un control remoto que te permita cambiar de sueño si no te gusta el que estás soñando. Aunque un buen sueño en blanco y negro, de vez en cuando, tiene sus encantos, y hasta puede ser más real y más profundo. Disfruta tus sueños, aun si se trata de una pesadilla, como parte de tu ser, de tu cuerpo y tu mente, de tu propia vida. Ellos son mágicos y reales a la vez, y pese a no llegar a recordarlos cuando despiertes, quizá te enseñen cosas de ti misma que a lo mejor no serías capaz de saber con los ojos abiertos. Puedes tomarlos tal cual son, como se te presentaron, nítidos o nebulosos, como si fueran un cuento, con su principio y su final, o como figuras y símbolos aislados, sin aparente conexión entre sí, o bien puedes pretender interpretarlos, tratar de entender qué quieren decirte, qué te revelan. No impongas una decisión apresurada los sueños son muy frágiles y se desvanecen en cuanto uno trata de apresarlos por eso, será mejor ue ellos mismos te guíen con su mano leve, con su propia sabiduría e imaginación.

Déjalos volar, libres, como los pájaros, y, como a ellos, no los enjaules jamás. Hay quienes cometen el desatino de anotarlos en un papel, en cuanto se despiertan, y la gran mayoría de las veces sólo logran transformar en letra muerta la más viva de las fantasías. Se trata de quienes no confían ni en sus propios sueños, e incluso, bajo el pretexto de que son muy bellos, quieren escribirlos para no olvidarlos.Cometen errores básicos: en primer lugar, creen que para un sueño es mejor pasar directamente al plano de la realidad, pero se equivocan: sueños y realidades son un mismo espíritu y un mismo cuerpo, unidos, entrelazados, imposibles de separar; en segundo lugar, estiman que son los propietarios únicos de ese sueño, porque lo soñaron, y, por lo tanto, pueden hacer lo que quieran con ellos, sin saber ni reconocer esta verdad: un mismo sueño puede ser soñado por el vecino o por cientos, miles de otros, y ser a la vez único y común, diferente e igual. A veces te preguntarás, y harás muy bien, si eso lo soñaste tú o lo soñó algún otro.

No debes tener sueños únicamente cuando duermas, sería demasiado fácil y hasta llegarías a aburrirte. Sueña cuanto puedas, y a lo largo de tu vida, mientras estés despierta. En este caso, lo harás únicamente en color sepia, si quieres con algunos toques de violeta. No me preguntes por qué, no sabría decírtelo. Debes aprender que no todo tiene una explicación lógica. Además, los sueños tienen razones que la razón ni siquiera se atrevería a soñar.

Ilustraciones: Renier Quer (Réquer)

Real Time Web Analytics
Estadisticas Gratis