Logo UNICEF. Enlace al sitio. Abre en ventana aparte.




Aventuras de Sheila Jólmez y el Docto Juancho. Caso refresco.

Joel Franz Rosell

Dos policias con un perro conversando con dos personas.

-¡Sheila, Juancho, corran…! ¡Ahí vuelve el teniente!

Sheila abandonó el piano y Juancho su rompecabezas, y bajaron a la calle, saltándose los escalones de dos en dos.

Cuando llegaron, el montón de curiosos que permanecía frente a la refresquera se abría para dar paso a los dos hombres uniformados y al perro que acababan de salir de un blanquinegro patrullero de la PNR.

-¿En qué quedaron? -preguntó el vecinito que les había avisado-. ¿El culpable es Pata'e Plomo o Nadita?

Sheila, larguirucha y un poco narizona, se sacó la chambelona de la boca y dijo:

-Nadita.

Juancho, regordete y rubio, con los pulgares metidos en la faja del short, aseguró:

-Pata'e Plomo.

-O sea que estamos en las mismas -resumió Vecinito; así conocido porque a su padre todo el mundo lo llama por el apellido, que no es otro (¡elemental, querido lector!) que Vecino.

-No, no estamos en las mismas -precisó el docto Juancho-. Yo he explicado mi deducción, mientras que mi dilecta colega se niega a exponer los intersticios de su razonamiento.

(Santa Clara, 1996)
Inédito
Ilustraciones: Renier Quer (Réquer)

Real Time Web Analytics
Estadisticas Gratis