Logo UNICEF. Enlace al sitio. Abre en ventana aparte.




El Mundo de los primates

Abel Hernández Muñoz

Hace mucho tiempo

La historia de los Primates es muy antigua. El registro paleontológico indica su existencia desde hace un aproximado de setenta millones de años. Durante las fases tempranas de su evolución eran de complexión primitiva, de tamaño pequeño, trepadores en su mayoría, y habitaban en los bosques cálido-húmedos septentrionales. Gradualmente se diversificaron en varias familias como resultado del aislamiento en distintas zonas geográficas del planeta.

Más tarde sufrieron cambios evolutivos importantes. El hábito arborícola y la necesidad de una gran velocidad y agilidad -tanto para obtener sus alimentos, como para librarse de sus enemigos-, hizo que las pequeñas manos se tornaran lo suficientemente diestras para apresar los alimentos. El hecho de llegar a contar con el dedo pulgar oponible, les permitió moverlo en forma de círculo, de tal manera que su punta podía tocar los otros cuatro dedos de la mano. La importancia de este acto, en apariencia trivial, es digna de especial mención, ya que les facilitó llevarse los alimentos a la boca -en lugar de aplicar la boca sobre ellos- y les dejó libres los ojos para permanecer en guardia frente a sus enemigos mientras comían.

Otro cambio sustancial fue que los ojos ocuparon la parte frontal de la cabeza, lo cual hizo posible la visión estereoscópica, de enorme ventaja para cualquier ser vivo, puesto que les permitió apreciar no solo las distancias, sino el relieve de los objetos y lugares.

Este larguísimo proceso también trajo como consecuencia el desarrollo de la capacidad craneana, el aumento de volumen del encéfalo y del número de neuronas. Es por eso que los actuales Primates pueden aprender y resolver problemas mejor que cualquier otro grupo zoológico.  Son grandes pensadores, usan herramientas y desarrollan capacidades comunicativas y sociales superiores, que los demás vertebrados no logran. Aunque algunos científicos pensaron que los delfines y las ballenas eran tan inteligentes como los Primates, se demostró que estos los superan.

De tal suerte, los Primates constituyen hoy un grupo enorme y muy variado, que presenta todas las etapas de desarrollo, desde la más primitiva -arborícolas, con garras, utilización de sus extremidades anteriores únicamente para la locomoción y de su boca para obtener alimentos-, hasta el hombre emprendedor e ingenioso del siglo XXI, capaz de vivir en variados ambientes, gracias a la versatilidad de su cuerpo, de sus manos y a su extraordinaria capacidad cerebral que le ha permitido transformar el mundo de forma consciente.

Fuente original: El Mundo de los primates, 2010.
Ilustraciones: José Antonio Medina.
Especialista: Dayana Castillo de la Torre.
Colaboración: Biblioteca Provincial Rubén Martínez Villena (Sancti Spíritus)

Real Time Web Analytics
Estadisticas Gratis