Logo UNICEF. Enlace al sitio. Abre en ventana aparte.




El Barco fantasma

Richard Barham Middleton

Fairfield es un pequeño pueblo que reposa cerca de la carretera de Portsmouth, a medio camino entre Londres y el mar. Los forasteros que se topan con él por accidente, de vez en cuando, dicen que es un lugar bonito y de apariencia anticuada. Nosotros, los que vivimos allí y lo consideramos nuestro hogar, no creemos que tenga nada especialmente bonito, pero no desearíamos vivir en ningún otro sitio. Supongo que tenemos grabadas en nuestras mentes las siluetas de la taberna y de la iglesia, y los campos que lo rodean. Sea lo que sea, jamás nos sentimos cómodos lejos de Fairfield.

Sin duda, los cockneys, con sus enormes casas y sus calles repletas de ruido, pueden llamarnos provincianos si quieren; pero, digan lo que digan, es mucho mejor vivir en Fairfield que en Londres. El médico dice que, cuando va a Londres, su alma se siente aplastada por el peso de los edificios, y eso que él es un cockney de nacimiento. Tuvo que vivir allí cuando era un niño muy pequeño, pero ahora ya sabe qué le agrada más. Ustedes, caballeros —quizá alguno venga del mismo Londres—, pueden reír si gustan, pero creo que un testimonio semejante vale más que un buen puñado de argumentos. ¿Aburrido? Bueno, es posible que lo encuentren aburrido, pero les aseguro que he estado escuchando esos chismes sobre Londres que ustedes llevan comentando durante toda la noche, y no son absolutamente nada comparados con las cosas que ocurren en Fairfield. Pero esto se debe a nuestra manera de pensar y porque nos ocupamos solo de nuestros propios asuntos. Si alguno de sus londinenses se sentara un sábado por la noche en el prado, cuando los fantasmas de los jóvenes muertos en la guerra tienen cita con las damiselas que reposan en el camposanto de la iglesia, no podría contener su curiosidad, inmiscuyéndose, y entonces los fantasmas tendrían que irse en busca de algún lugar más tranquilo. Pero nosotros los dejamos ir y venir a su antojo, y no armamos ningún alboroto; en consecuencia, es Fairfield la región de Inglaterra donde habitan más fantasmas. Yo les doy mi palabra de que los espíritus, al igual que los seres humanos, enseguida saben cuál es el lugar idóneo para vivir.

Fuente original: El Barco fantasma, 2006.
Colaboración: Editorial Gente Nueva.

Real Time Web Analytics
Estadisticas Gratis