Logo UNICEF. Enlace al sitio. Abre en ventana aparte.



Esopo

Fabulista y moralista griego, sobre él sólo hay referencias inciertas y para algunos es sólo un personaje legendario. Aristófanes lo considera ateniense y Sodias afirma que nace en Samos, Sardes, Mesembría o Cotaedum. Se le atribuye la creación de la fábula como género, que se diferencia del cuento transmitido por tradición oral por su gran sabiduría. Según los biógrafos, es esclavo de Samos, quien luego le da la libertad por el talento que demuestra, aunque sigue viviendo en su casa como su amigo y consejero. Viaja por Asia, Grecia y Egipto. En la corte de Creso entabla amistad con Solón. Se estima que sus fábulas, escritas en lengua vernácula, pasan de 200. Muchas de ellas no tienen antecedentes en otras literaturas por su originalidad, aunque se les reconoce elementos o argumentos sánscritos, persas, egipcios y orientales. Los griegos utilizan las fábulas de Esopo para formar a sus alumnos. Demetrio de Falero (325 a.C.) las colecciona y las ordena bajo el título de Logon Aisopeion Sygnago. Se cree que Fedro las traduce al latín, en prosa. La recopilación popular de las Fábulas de Esopo es obra del monje Planudas de Constantinopla que las redacta en el siglo XIV, a partir de los escritos de Demetrio o de la literatura egipcia, índica, árabe o pérsica. Es un autor imprescindible de la Literatura Universal.