Logo UNICEF. Enlace al sitio. Abre en ventana aparte.

Balada de la doncella María

Anónimo

Allá en la casa,
la casa,
de la doncella María
ha despertado el recuerdo
del dolor y la desdicha.
Cuentan los viejos.
Oyen las Mozas.
Cuenta la niña
Con voz quejosa:

“¡Malhadado arcabucero,
ya no te quiero!
Ensangrentaste un mantón,
Aromado con inciencios!”

Allá en la casa,
la casa,
de la doncella María
empotróse un querubín
con las alas extendidas.
Cuentan los viejos.
Oyen las Mozas.
Cuenta la niña
Con voz quejosa:

“¡Malhadado arcabucero,
Que mal recuerdo,
Grabaste en el paredón
Del palacio de Cepero!”