Logo UNICEF. Enlace al sitio. Abre en ventana aparte.

Hilito, hilito de oro

Anónimo

Hilito, hilito de oro,
yo jugando al ajedrez,
me encontré una gran señora:
-¡Qué bellas hijas tenéis!
-Téngalas o no las tenga,
yo las sabré mantener;
con el pan que yo comiera
comerán ellas también,
y del agua que bebiere
beberán ellas también.
-Yo me voy muy enojado
de los palacios del rey,
que las hijas del rey moro
no me las dan por mujer.
-Vuelva, vuelva, caballero,
no sea usted tan descortés:
de las hijas del rey moro
tome usted la que queréis.