Logo UNICEF. Enlace al sitio. Abre en ventana aparte.

Al leer
Cuando vayas a leer ten presente la distancia a la que colocas el libro de la cabeza, no debe ser menor de 30 cm. Si notas que cuando lees parpadeas reiteradas veces, te restriegas los ojos repetidas veces o adoptas posturas incorrectas, estas dando señales de que algo anda mal, debes alertar a tus padres o a tus maestros para que los lleven al médico y este proceda a la valoración correspondiente y defina si es una enfermedad o malos hábitos.

La lectura en voz alta
Sabías que la lectura en voz alta favorece el desarrollo de la correcta pronunciación de los niños, pero las lecturas no deben ser muy extensas porque pueden provocar cambios desfavorables en el estado funcional del Sistema Nervioso Central y afectar las conexiones centrales del cerebro.

No hables muy alto ni gritando
Cuando hables no lo hagas muy alto ni gritando porque el tono de voz puede elevarse a niveles dañinos par tu salud y para la de los demás, igual que los niveles de ruido que pueden afectar el analizador auditivo y la estabilidad emocional. Los niños sometidos a niveles de ruidos intensos pueden presentar con reiteración dolor de cabeza, mareos, sobrexcitación, insomnio, etc. Y aquellos que tienen el hábito de usar mal su voz sufren de laringitis, disfonía, afonía y, en casos más críticos nódulos vocales.

El sueño
El sueño es muy importante para el mantenimiento o disminución de la capacidad de trabajo y tu desempeño intelectual, es necesario desarrollar el hábito de acostarse a una hora determinada y velar que cuando vayas a dormir exista: tranquilidad, silencio y oscuridad, también debes usar ropas ligeras y cómodas para facilitar la frecuencia respiratoria.

Te refugias en la comida
Eres una de esas personas que a menudo se refugia en la comida cuando está estresada, se siente sola, triste, ansiosa o aburrida, ten cuidado no te habitúes, sobre todo si no eres consciente de ellos, puedes afectar tu peso, tu salud y tu bienestar general. Si piensas que ya tienes un problema de sobrepeso y de autoestima, te preocupan tus hábitos alimentarios, pide ayuda, no intentes hacerlo tú solo. Busca un especialista, él se asegurará en que te encamines a una forma nueva y más saludable de relacionarte con la comida.

Cabello graso
Si sientes que tu pelo tiene un aspecto demasiado brillante, oleoso y grasiento, lavarte el cabello a diario o en días alternos puede ayudarte a controlar la grasa capilar, utiliza agua tibia y champú (los que sean para cabello graso te serán mejor), pero no te frotes o rasques demasiado fuerte, podría irritarte el cuero cabelludo. Después de enjuagarte con abundante agua puedes aplicarte un acondicionador y cuando te peines y arregles el cabello, presta atención a los productos que utilices, algunos geles fijadores o lociones pueden engrasar el cabello, anulando el objetivo del lavado. Busca productos que sean "sin grasa” o "sin aceites."

Vello corporal
Si eres adolescente notaras la aparición de vello corporal en zonas de tu cuerpo donde antes no lo tenías, si decides afeitarte, seas un chico o una chica, pedir ayuda y consejo a un adulto (pueden ser tus padres o a un hermano mayor) en esa primera vez en la que estés aprendiendo a utilizaras una navaja o máquina tradicional de afeitar. Asegúrate de que el filo de la navaja o la cuchilla sean nuevos y estén afilados para evitar cortes y rasguños. Mientras te afeites las piernas, las axilas o la cara, ve despacio, son zonas del cuerpo delicadas y complicadas con muchas curvas y ángulos, y es fácil que te cortes si vas demasiado rápido. Debes saber, que si quieres depilarte el vello púbico, cuando te vuelva a crecer, la piel se te podría irritar y te podría picar. Del mismo modo puede sucederles a los chicos que deseen afeitarse el pecho.

Sudor y olor corporal
La transpiración, o sudoración, procede de las glándulas sudoríparas que siempre has tenido en el cuerpo. Pero, en la pubertad, estas glándulas, se vuelven más activas que antes y empiezan a segregar distintas sustancias químicas en el sudor que confieren a este último un olor más fuerte. Por eso notarás un olor más fuerte en las axilas; los pies y en los genitales también te olerán de forma diferente.
Duchándote o bañándote a diario utilizando jabón y agua tibia es la mejor forma de mantenerte limpio, así eliminarás cualquier bacteria que contribuya al mal olor. Usar ropa interior y medias limpios cada día también te ayudará a sentirte limpio. Si sudas mucho, será bueno que uses las camisas, camisetas, medias y ropa interior de algodón u otros materiales naturales que ayudan a absorber el sudor más eficazmente. Para evitar el mal olor de las axilas puedes utilizar desodorante o antitranspirante, que impiden o secan la transpiración. No todos los adolescentes tienen necesariamente que utilizar desodorantes o antitranspirantes.

Fuera de sintonía con tu cuerpo
Si te has sentido o te sientes fuera de sintonía con tu cuerpo, es normal en la adolescencia por los cambios que ocurren, los cuales pueden ser muy diferentes de los que tú esperas. Por suerte, todo volverá a su equilibrio, la mayoría de las personas se ajustan a la forma en que su "nuevo" cuerpo se siente y funciona. Pero esto puede llevar algún tiempo y es algo más que acostumbrarse a cómo luce. Lo que puedes hacer para ajustarte física y emocionalmente a los cambios que trae tu desarrollo es:
• No compararte, cada persona se desarrolla de forma diferente y en distintos períodos de tiempo. Si atraviesas lo que se llama un estirón, un crecimiento rápido, puede que te sientas muy alto. Y al mismo tiempo tu amigo(a) puede que se sienta que él o ella es muy pequeño(a). Generalmente es más difícil para las personas que se adelantan o se tardan en desarrollar.
• Olvídate de los anuncios de revistas, de las celebridades y de los modelos, las personas varían en talla, altura y figura. La forma en que el cuerpo se desarrolla depende mucho de la genética.
• Aliméntate bien y haz ejercicios, te ayudara a controlar en algo cómo se va trasformando tu cuerpo. Además el ejercicio es un estimulante del humor, si los cambios de tu cuerpo te están haciendo sentir triste o confundido, hacer ejercicios puede ayudarte a sentir mejor.
• Camina erguido como una persona alta, aunque no lo seas. Mantén una buena postura y caminar con seguridad en ti mismo, enfócate en las cosas que te gustan de ti mismo y piensa en las personas que te importan más en tu vida, su apariencia física probablemente tenga poco que ver con cuanto las aprecias.
• Aprende a aceptarte y apreciarte tal y como eres, te ayudará a ser flexible y a tener fortaleza. Las personas que son flexibles tienen una mayor habilidad para lidiar con los problemas y recuperarse de las decepciones debido a que generalmente toman buenas decisiones y elecciones. Acepta y aprecia tu cuerpo, independientemente de cómo luzca ahora.

Ayuda sin apurar
Si tienes un hermanito o hermanita de 4 ó 5 años de edad y lo(a) quieres ayudar en sus tareas de dibujar, colorear o hacer algún trazo con el lápiz, ¡no lo(a) apures!, a esa edad es lento el dominio que los pequeños tienen de la mano, porque aun sus músculos se encuentran en proceso de desarrollo.

Evita desviaciones óseas
Es importante que sepas que si estas entre los 6 y 10 años de edad aun tus huesos no tienen suficiente consistencia, específicamente de aquellos que sirven de apoyo –los huesos de la columna vertebrar, de la pelvis, de las extremidades inferiores–, es por esto que no debes estar sentado largo rato sobre cojines, estar de pie recostado a la pared, sentado a una mesa que no corresponda a tu talla, es decir, que este muy grande o pequeña para tu tamaño, etc., porque pudieras padecer en un futuro de desviaciones óseas.

Practica medidas higiénicas
Ten presente que la práctica de medidas higiénicas es una necesidad para el mantenimiento de tu salud, pues te permitirán mantener en condiciones óptimas todos los sistemas de órganos de tu cuerpo los cuales funcionan interrelacionadamente, lo que hace posible el funcionamiento de este como un todo.

Comunícate con una persona sorda
Si quieres decirle algo a una persona sorda y no sabes lengua de señas o no tienes cerca a un intérprete, no te limites, comunícate con ella, sólo ten presente que no debes gritarle, háblale en un tono de voz normal, de frente y despacio para que pueda leerte los labios y comprender lo que le dices. También ten en cuenta que el lugar este iluminado y que nada obstruya la visualización de tu boca. ¡Ah! Si tienes que hacer algunos gestos no los hagas exageradamente.

Mantén una buena postura durante la marcha (al caminar)
Para mantener una buena postura al caminar debes mantener, como principio, la postura correcta al estar de pie e iniciar así, la marcha.

Realiza ejercicios físicos o deportes
Cuando estas en actividad docente, es decir en turnos de clases, permaneces sentado(a) muchas horas al día y esto ocasiona una relativa inmovilidad del cuerpo que acompañada de posiciones o posturas incorrectas por espacio de tiempo prolongados, pueden acarrearte desviaciones serias en la columna vertebral y para que evites esto, podrías realizar ejercicios físicos o deportes, que te ayudaran a fortalecer los huesos ligamentos, músculos y otros sistemas del organismo, aumentando así la capacidad de trabajo muscular y disminuyendo el agotamiento general.

Mantén una buena postura al estar sentado
Una buena postura al estar sentado la logras cuando tus pies descansen en el piso, las rodillas te queden a la misma altura que el asiento y tu tronco debe estar erguido. ¡Ah!, para ello es necesario que te sientes bien atrás en el asiento.

Higiene de los alimentos
Para que los alimentos no constituyan un medio de trasmisión de enfermedades, es necesario que laves bien las verduras, frutas y los vegetales que se ingieran crudos; que no comas las carnes que sientas que no están bien cocinadas; tapa los alimentos para evitar que los insectos caminen sobre ellos o que el polvo les caiga encima y si no vas a consumir de inmediato algún alimento que este cocinado colócalo en el refrigerador para evitar su descomposición. ¡Ah! Y recuerda que el agua que tomes es importante que sea hervida y que debes lavarte las manos antes de manipular los alimentos y antes de ingerirlos, entre otras medidas higiénicas que debes tener siempre presente.

Modula la intensidad de la voz
Sabes que gritar cuando hablas, causa afectaciones en la voz, por eso debes evitarlo también durante el juego o el canto, aprender a modular la intensidad de tu voz es una medida importante para que te cuides.

Inspirar por la nariz
Debes inspirar por la nariz y no por la boca, en las fosas nasales están las estructuras necesarias para filtrar, calentar y humedecer el aire. Si inspiras por la boca, el aire no se purifica y sus impurezas pueden dañar a los órganos del sistema respiratorio. Si esta tupida tu nariz o sientes alguna molestia es aconsejable que te soples o suenes cada fosa nasal alternadamente, así como no usar prendas de vestir muy ajustadas, ya que impiden realizar los movimientos ventilatorios adecuadamente.

Evita la ingestión excesiva de grasa
Te gusta comer con mucha grasa, pues trata de evitar los excesos (y en particular las de origen animal) puesto que se te acumula en el tejido adiposo, hace que aumentes el peso corporal y puede provocarte obesidad y otras enfermedades que con una dieta correcta se pueden evitar ya sean por exceso de determinados nutrientes o por carencia de otros.

Mantén una buena postura al estar de pie
Mantén una postura correcta cuando estés de pie, esto lo consigue al diriges al frente la vista con naturalidad, los hombros deben estar bajos, el tórax prominente y el abdomen plano. Para que aprendas a adoptar esta postura es conveniente que te pares de espalda a una pared de modo que esta sea tocada por la cabeza, la espalda y los glúteos.


Real Time Web Analytics
Estadisticas Gratis